Mayormente nublado

Mayormente nublado

23°C

El ministro aseguró que están "haciendo las cosas que hay que hacer para que el país esté mejor".

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró ayer que hay que llevarle "tranquilidad a la gente" respecto de la cotización del dólar, que el viernes pasado cerró 20,35 pesos en el mercado minorista, y aseveró que "no hay ninguna posibilidad de una corrida" ya que el Banco Central (BCRA) "tiene espaldas como nunca antes en la historia" para intervenir en el mercado.

"Tenemos que acostumbrarnos a que vamos a vivir con un tipo de cambio flexible, a que el dólar puede subir, pero también bajar. Independientemente de eso, el Banco Central puede intervenir en el mercado y tiene espaldas como nunca antes en la historia para hacerlo de manera muy efectiva", dijo Frigerio.

En ese marco, el funcionario buscó llevarle "tranquilidad a la gente" respecto de la cotización del dólar, señaló que "no hay ninguna posibilidad de una corrida" y subrayó que "el Banco Central tiene reservas récord".

Paralelamente, Frigerio señaló que "la inflación es un flagelo en baja" y, en ese sentido, enfatizó: "Tenemos que seguir dándole pelea".

"Pudimos resolver muchos de los problemas que heredamos de la gestión anterior, pero todavía son muchos los pendientes. La gente en la calle nos dice «no aflojen» y eso nos lleva a redoblar esfuerzos", destacó el jefe de la cartera política.

Asimismo, Frigerio aseguró que el país "está en el camino correcto" y resaltó que el gobierno de Mauricio Macri está "haciendo las cosas que hay que hacer para que la Argentina esté mejor".

"El año pasado crecimos después de mucho tiempo y ahora tenemos que trabajar para que ese crecimiento se sostenga en el tiempo. No es un camino fácil", reconoció.

Por último, Frigerio subrayó: "Este año tenemos que trabajar muchísimo para resolver problemas, trabajar en equipo con los gobiernos provinciales y municipales en cuestiones concretas que hacen a la calidad de vida".

Lo cierto es que el gobierno volvió a operar el viernes sobre el mercado cambiario, aunque ya no para limitar una nueva escalada del dólar (como había antes) sino para tratar de evitarla.

La tarea, que volvió a recaer sobre el Banco Nación, tuvo una recompensa a medias. Bastó para contener el valor del billete para las operaciones mayoristas, para las que cerró estable a 19,98 pesos (tras haber tocado los 20,26), pero solo porque el banco vendió casi 400 millones de dólares en el mercado.

Sin embargo, no sirvió para contener el dólar minorista, que cerró a 20,35 pesos, después de haber llegado a un máximo de 20,45 al comenzar la tarde (20,50 para la venta en Rosario), dos niveles que implicaron un nuevo récord.

De ese modo, la divisa confirmó su tendencia alcista: aumentó 54 centavos (2,72 por ciento) en una semana, acumulando un avance promedio de 7,5 por ciento en lo que va del año.

La señal que la Casa Rosada buscó dar, al operar el Banco Nación para influir sobre el precio del dólar, respondió a la inquietud del oficialismo por el impacto que la persistente alza del tipo de cambio puede tener sobre una inflación ya de por sí alta.

el objetivo. El gobierno volvió a operar el viernes pasado sobre el mercado cambiario para evitar una nueva escalada del dólar.